Viendo al lado: OpenSUSE

Ante el retraso del lanzamiento de Fedora 17 (yo que ya había alistado mis archivos con sus respectivas copias xD) decidí no quedarme atrás con la emoción y mira al familiar mas cercano de Fedora, osea OpenSUSE. Ya había tenido una buena experiencia con esta probandola en su edición 11.2 con LXDE en un ordenador antiguo y uno que otro encontrón con su version en DVD con KDE. La interfaz KDE muy poco me habia llamado la atencion, le di unas oportunidades relampago unas 4 veces, no me acostumbraba, pero que rayos, lo haria de nuevo 😀

La instalación es bastante rápida (comparada a Fedora), bueno, es una distro orientada a KDE, así que supongo que era normal. El arranque también lo es por cierto. Agregue los repositores no oficiales, instale los codecs multimedia, cambie una cosilla por aquí y por allá y listo, ya tenia un sistema hecho.

Todo muy bonito, comencé a revisar KDE de mil maneras, ya le encontré el gusto. Su sistema de personalización a través de la misma interfaz es ALTÍSIMO, viniendo de un usuario con costumbre a Nautilus, Dolphin me pareció increíble. Veo que han hecho un excelente trabajo por aquí.

Un único detalle que le encontré es que no todas las aplicaciones que uso están en sus repositores, esta limitación se tomada a que la distro cuenta con una enorme paqueteria disponible en .RPM en la red, así que si no hay por un lado, por el otro casi seguro que estaba.

El sistema me mostró una magnifica estabilidad y fluidez, no estaba satisfecho, sabia que no era la ultima versión de OpenSUSE disponible, ya hay la 12.1, así que a descargarla se ha dicho.

Hecho, la descargue, la instalación no tuvo problema, exceptuando que al seleccionar LVM no me reconoció la partición con Linux, sino otra mas pequeña, bueno, nada que con unos clicks no se arregle. Seguí con mi camino, comenzaron a aparecer los indicios de los problemas que se venían. momentos antes de terminar la instalación, la pantalla comenzó a mostrar tipo rayones de colores (fue solamente unos 4 seg, pero ya me comenzaba a preocupar). Al terminar me muestra una lista de las aplicaciones que “no se pudieron instalar” jaja, que cosa mas extraña, pero bueno, seguí para adelante.

Primeras impresiones:

– Arranque entre unos 15-20 seg (diferencia con Fedora que me lo hace en 40-50 seg en un ordenador con 2GB de Ram)

– Interfaz de arranque bastante atractiva.

Seguí a lo que tenia que hacer, instalar los codecs no oficiales y flash palyer también. Decidí probar el sistema de “One Click Install” de esta distro, pase a buscar los codecs para KDE, los encontré fácilmente y el sistema procedió a instalarse. Todo parecía ir bien, Amarok respondía de manera correcta a los archivos MP3, los problemas vinieron al intentar ver vídeos con “Kaffeine” , el cual me indicaba que no poseia los codecs necesarios para la reproducción y si deseaba instalarlos, supuestamente ya lo había hecho pero bueno, nada mas era hacerle click. Nada, me mando al gestor de paqueteria que de nuevo supuestamente ya me estaba “volviendo” a instalar los codecs, pero aun así, después de estos Kaffeine no podía reproducir los vídeos. Por mi mente siempre cruzo la idea de porque codecs diferentes para cada interfaz, osea codecs para KDE y otros para Gnome? Bueno, entre al gestor de paqueteria, seleccione aplicaciones multimedia, rapidamete encontre los codecs para Gnome y pase a instalarlos. No encontré mas que una dependencia rota, pero procedí, al finalizar, ningún problema, Kaffeine era capaz de reproducir todo vídeo con normalidad. Luego comencé a tener problemas con la gestión del uso de energía, también que una que otras veces el sistema no apagaba por completo.

Como estoy solo de visita en esta distro, que mas daba seguir “experimentando”. Decidí instalar los repositores Tumbleweed, convirtiendo a mi distro en una Rolling Release con la paquetería estable mas actual. Menudo puertazo que me di. Los vídeos no tenían sonido, KDE (ya siendo 4.8) no era lo suficientemente estable, el sonido se subía y bajaba al hacer uso de flash player, la gestión de mis redes inalambricas era pésima, tenia que estar agregando la misma red por cada reinicio, al parecer KDEWallet no estaba haciendo su trabajo correctamente.

No me dejo el mismo sabor que su predecesor.

Siempre tuve una buena impresión de OpenSUSE como distro alemana. Si he de usar esta distro con su versión mas reciente, creo que solo llegaría a la 12.1 sin Tumbleweed. Porque hasta ahi , moviendo una que otra cosilla por aqui y por alla los problemas serán mínimos, lo que si destaco nuevamente es el estilo “verde” que le han dado, ya sea al ejecutar LibreOffice o GIMP con ese estilo muy OpenSUSE que tienen, eso si que me agrado bastante. La recomiendo hasta cierta parte, como distro en si es buena, pero creo que este ultimo lanzamiento no fue su mejor ocacion, ojala sorprenda con la siguiente, que la esperare con ansias, estoy seguro.

Anuncios

2 comentarios el “Viendo al lado: OpenSUSE

  1. Alain dice:

    como instalar hp1020 en fedora 14

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s